top of page

Estamos experimentando una transformación sin precedentes en el entorno profesional, no sólo aquí en España, sino a nivel global. Los cambios obligan a las empresas a enfrentarse a una nueva realidad en la que los empleados han llegado a ser el centro de la importancia para asegurar el éxito de una empresa, lo que llamamos EMPLOYEE CENTRIC

Los clientes ya no son lo primero, lo primero son los empleados:

“SI CUIDAS A TUS EMPLEADOS, ELLOS CUIDARÁN DE TUS CLIENTES” (Richard Branson)

Más allá de una frase de Richard Brandson, (estrategia Entusiasta) un buen ejemplo que ha marcado la evolución del modelo de empresario en el mundo contemporáneo, la clave está en identificar como cuidar de nuestros empleados para que ellos puedan dar lo mejor de sí mismos.

Parece que el mercado y las empresas empezamos a estar de acuerdo con la filosofía EMPLOYEE CENTRIC, por lo que parece evidente la necesidad de identificar los talentos de los empleados y darles los medios para sacar provecho de sus habilidades.

Los talentos no dejan de ser habilidades que desarrollamos con el paso del tiempo y de la experiencia, que se desarrollan normalmente con el trabajo y la formación. Algunas de estas habilidades son necesarias para el desarrollo de nuestras funciones y por eso es importante trabajarlas, pero todos tenemos talentos marcados de manera natural que forman parte de nuestro comportamiento sin necesidad de hacer grandes esfuerzos por desarrollarlos.

Identificar estas habilidades en nosotros mismos y en nuestro entorno laboral, ya sean compañeros, miembros de tu equipo o managers, resulta fundamental tanto para nuestro rendimiento como el de la empresa.

A continuación vemos algunos de los talentos más demandados por la empresa, sobre todo de cara al futuro a corto plazo. Todos ellos están de alguna manera en nosotros en mayor o menor medida, y suelen tener mayor o menor fuerza en nosotros, dependiendo de cuál sea nuestra Estrategia de la Personalidad. (Ver estrategias de la personalidad)

1. TALENTO DE LA PRESENTACIÓN PERFECTA DE LA INFORMACIÓN (Talento dominante en la Estrategia Perfeccionista) Con la rapidez del mundo actual en el que vivimos totalmente informatizado, es esencial tener el talento de filtrar la información para poder presentarla de una manera fácil de evaluar a la hora de enfrentarnos a decisiones que pueden incentivar la creación de nuevos productos, la entrada a nuevos mercados y otro tipo de acciones.

2. TALENTO PARA IDENTIFICAR LAS EMOCIONES (Talento dominante en la Estrategia Simbiótica)

La inteligencia emocional, de la que se habla tanto hoy en día, es un elemento esencial en la generación de un ambiente productivo en las empresas digitales. Leer las emociones de los empleados permite identificar la motivación y satisfacción de estos, por una parte, y saber cómo mejorar su estado emocional por otra.

3. TALENTO PARA MOTIVAR A LOS EQUIPOS (Talento dominante en la Estrategia Competitiva)

Hoy en día, cada vez más dependemos del trabajo en equipo. Con lo cual, es imperativo saber mantener un equipo motivado para trabajar hacia el éxito como un conjunto, con las contribuciones de cada uno.

4. TALENTO CREATIVO (Talento dominante en la Estrategia Iconoclasta)

En una época en la que el invento de hoy es la idea obsoleta de mañana, es obligatorio que los que trabajan en el desarrollo de los productos y servicios sepan innovar de la forma más creativa posible y no estén limitados por el miedo de fracasar. Para captar la atención de los clientes, es necesario aprender de las veces que no lo ha conseguido en las veces anteriores.

5. TALENTO PARA GESTIONAR INFORMACIÓN (Talento dominante en la Estrategia Intelectual)

Con la diversidad de fuentes de información de las que beneficiamos en el mundo digital, La evolución de la Nube, lo importante es, sin duda alguna, saber dónde buscar la información relevante y entender recoger datos realmente útiles que luego se puede presentar para que la empresa tenga los mejores resultados

6. TALENTOS COLABORATIVOS (Talento dominante en la Estrategia Prudente)

El trabajo en equipo no sólo exige la motivación, sino la capacidad de moderar los comportamientos competitivos y buscar la forma de identificar las fortalezas de cada componente para asegurar que se dediquen a lo que mejor hacen y que sepan el valor de su contribución. Eso requiere la habilidad de incentivar una colaboración eficaz.

7. TALENTOS POLIFACÉTICOS (Talento dominante en la Estrategia Entusiasta)

Las empresas de la transformación digital, se componen de diversos departamentos con tareas diferentes. Por eso, es una gran ventaja tener a empleados capaces de involucrarse en varios proyectos simultáneamente sea cual sea su especialidad y, más aún, cuando se muestren interesados en ofrecer una contribución resolutiva a los temas que no necesariamente les afectan directamente.

8. TALENTO PARA TOMAR DECISIONES ÁGILES (Talento dominante en la Estrategia Controladora)

Por la velocidad con la que se mueve todo hoy en día, es imprescindible tener a coordinadores y supervisores dispuestos a responsabilizarse de tomar decisiones contundentes de una forma dedicada y rápida. A veces, el exceso de información ralentiza la toma de decisiones que puede impedir el progreso de las empresas. Por lo tanto, hay una necesidad para tener a los que saben imponer su voluntad cuando hace falta.

9. TALENTO CONSENSUAL (Talento dominante en la Estrategia Conciliadora)

Mientras que hay decisiones que exigen una rápida resolución, hay otras que benefician de una consideración que implica varios puntos de vista. Por esto, es fundamental tener a líderes de equipos que saben mantener la calma cuando se enfrentan con una confluencia de opiniones diversas para poder sacar una conclusión resultante de los elementos que destacan de varias fuentes, para tomar decisiones colaborativas y así hacer cómplices a todos a la toma de ciertas decisiones.

 

Mathew Lees

e-Stratego


La salud es importante, puede incluso que sea lo más importante que tenemos, ya que estar sano o no, condiciona todo lo demás y visto de esta manera, podríamos decir que es la puerta a la felicidad.

Si no se está sano es muy difícil que se pueda disfrutar del entorno y de uno mismo. Nos damos cuenta de ello sobre todo cuando padecemos algún problema de salud concreto ya que entonces somos conscientes de cómo nos limita en todo lo que hacemos.

Por otro lado es bien sabido que, por mucha salud financiera que se tenga, no es disfrutable si no gozas de buena salud física. Es un elemento clave. Coincido plenamente con este axioma, de hecho es algo que he podido comprobar en primera persona, pero con una importante puntualización:

“El cuerpo sano debe coordinarse con una mente sana y viceversa.”

Ya lo decían los griegos antiguos, ellos sabían bien que darle toda la importancia al bienestar físico y olvidarnos de la salud mental y en concreto la relacional, es un grave error que debe ser corregido. Una buena Salud Relacional es un aspecto que influye más de lo que pensamos en nuestro día a día. Dejando conceptos a parte como las relaciones tóxicas o relaciones vacías, hablo de algo mucho más incidente en nuestro desarrollo como personas: Las relaciones en el ámbito laboral y cómo nos llegan a afectar en nuestro espacio personal.

Generalmente no somos conscientes de la relación causa efecto que tiene nuestro comportamiento con nuestros compañeros y el de ellos con nosotros sobre nuestras sensaciones de relajación, de pena, de tensión o de alegría. Por ello, un examen personal de cómo gestionamos dichas relaciones y de cómo podemos mejorarlas para estar más a gusto con nosotros mismos es algo muy recomendable. Un análisis honesto sobre nuestros aspectos positivos y negativos a la hora de transmitir y conectar con el entorno profesional, nos puede llevar a revelaciones sorprendentes que nos permiten construir una nueva forma de entrar en contacto con nuestros managers, con los miembros de nuestro equipo o con nuestros colegas.

Según recientes resultados publicados de algunas encuestas realizadas por consultoras de recursos humanos, encontramos que el 30 % de los trabajadores están en situación de “burnout”, es decir, totalmente quemados en la empresa. En este tipo de casos el trabajo es ímprobo para mejorarla y probablemente un cambio de aires sería lo más efectivo. Sin embargo, existe un 50 % de empleados en situación de descontento por motivos que tienen que ver con la Salud Relacional. Un dato tan rotundo como este, nos hace reflexionar acerca de lo frecuente que resulta este fenómeno en las empresas. La mala Salud Relacional representa un foco desencadenante de múltiples problemas que están directamente relacionados con el rendimiento de la empresa, pero afortunadamente son casos rescatables a través del trabajo su capacidad relacional.

Eso solo es posible ayudándoles a entender mejor la compañía y dándoles herramientas para que puedan desarrollar una mejor capacidad relacional. Así podrán entender cuál es su estado emocional, racional e instintivo y tomar medidas correctoras para mostrar una Salud Relacional de hierro.

 

Dany Bertolin

e-stratego


Adictos al trabajo, el tópico americano de empleado de éxito en Estados Unidos desde su constitución, sobre todo en los años 80.

Tras la reciente compra de Linkedin por parte de Microsoft, Melinda Gates se ha incorporado a LinkedIn y ha publicado su primer artículo en la red social hablando de este tema.

"América debe dejar de exigir que todos seamos adictos al trabajo"

Frases como esta, son la que Melinda utiliza en su artículo, para decirnos que el mensaje que la comunidad empresarial Americana esta promoviendo, es dañino para la propia sociedad.

En él afirma que la cultura laboral corporativa de los Estados Unidos es uno de las principales obstáculos para la diversidad y la conciliación de los empleados, perjudicando sobre todo a las minorías y a las mujeres. Su reivindicación coincide con la revolución que esta viviendo este país a favor de la mujer, desde el escándalo de los abusos en Hollywood, que se está trasladando a otros sectores.

El impulso por el cambio va en contra de las antiguas culturas que las propias empresas americanas como Microsoft o Apple, han fomentado los últimos años.

Un sueño americano que se basaba en el ideal de que el trabajo duro lleva al éxito. Estereotipos de éxito como el ejemplo del emprendedor que empieza trabajando sin descanso en un garaje, han fomentado un mensaje en la sociedad y en el entorno empresarial: "Trabaja sin descanso o fracasarás"

El tipo de trabajador "Workaholic", encaja en muchos aspectos con la Estrategia del Comportamiento de la Estrategia Competitiva.

Todos adoptamos una Estrategia para comportarnos en el entorno laboral, desarrollando un "personaje" que nos ayuda a desenvolvernos y nos funciona para alcanzar nuestros objetivos profesionales. (Ver aquí las Estrategias del Comportamiento)

Las personas que desarrollan la Estrategia Competitiva en su comportamiento dentro de la empresa, comparten algunas características con la Cultura Empresarial Americana.

Podemos identificar fácilmente algunas de ellas.

- Muy trabajadores

- Buscan destacar

- Grandes motivadores

- Negociadores persuasivos

- Lideres Inspiradores

Todas estas cualidades de la Estrategia Competitiva, acompañadas normalmente de fuertes creencias y valores, se presentan a priori como excelentes para los intereses de la empresa, y sin duda pueden serlo, si están bien canalizadas, equilibradas y enfocadas desde el autoconocimiento.

El autoconocimiento de la Estrategia que uno adopta en la empresa, no solo da conciencia de sus propias cualidades, sino también de posibles debilidades e incluso puntos ciegos que uno, sin darse cuenta, puede llegar a desarrollar.

Estos son algunos de los propios de la Estretegia Competitiva:

- Excesiva exigencia con uno mismo y con los demás

- Falta de autenticidad

- Prepotencia

El autoconociemiento requiere de cierta introspección e implica responderse a algunas preguntas acerca de uno mismo de manera sincera.

- ¿Trato de demostrar a menudo mi capacidad en la ejecución de tareas?

- ¿Trabajo para conseguir mi éxito y el de los proyectos en los que participo?

Preguntas de este tipo y creencias relacionadas con el éxito y la consecución de objetivos como: "La vida está llena de objetivos a cumplir…y el fracaso no es una opción" son propias de la Estrategia Competitiva y tienen mucho que ver con la imagen del empleado de Éxito Americano. Evidentemente, como bien anota Melinda Gates en su artículo, este tipo de comportamiento en la vida laboral, se presenta incompatible en términos de conciliación familiar en el caso de una Madre.

La labor del autoconocimiento resulta fundamental para entender la Estrategia que cada uno proyecta en el trabajo, sea la Competitiva o cualquiera de las 8 restantes .

El individuo equilibrado que se conoce a sí mismo, qeu sabe reconocer otras Estrategias, y que actúa con la Estrategia Competitiva, es alguien que sabe relacionarse con su entorno, se acepta a sí mismo, es amable, considerado, un líder autentico y resulta de gran valor para la empresa.

¿Y tu? ¿Conoces tu estrategia?

bottom of page